SEO vs. SEM ¿Pagas por el posicionamiento o te lo curras?

No es la primera vez que uno de nuestros clientes nos para en seco para preguntarnos de qué estamos hablando, y es que para los novatos en el WebBusiness lo del posicionamiento SEO o SEM les suena a chino. Por ello, os vamos a contar en qué consiste cada uno de estos tipos de posicionamiento, y cuáles parecen ser las perspectivas futuras, en línea con los últimos cambios realizados por Google. 

Nos vamos a centrar en Google, porque en España más del 95% de usuarios lo utilizan para sus búsquedas. 

Empecemos con el SEO (Search Engine Optimization). Éste consiste en la optimización para buscadores, y es el posicionamiento natural u orgánico por excelencia, ya que no se paga al buscador para aparecer en una determinada posición tras una búsqueda. 

Cuando alguien realiza una búsqueda en Google, éste tiene una serie de criterios y variables que determinan el orden de aparición de los resultados naturales, el famoso algoritmo de Google. Aunque no es público, sabemos que tiene en cuenta una serie de variables como la antigüedad del dominio, el número de visitas que recibes, la velocidad de carga de tu web, la calidad y viralidad del contenido que ofreces, el número de enlaces de terceros que llevan a tu web, la estructura de la web,… 

Pues bien, el posicionamiento SEM es la otra cara de la moneda. El posicionamiento SEM (Search Engine Marketing) es el que permite aparecer en lugares reservados a los anunciantes que pagan por ello. Es decir, Google reserva varios lugares en los resultados de búsqueda para aquellos que prefieran invertir en marketing y así asegurarse aparecer en las búsquedas. 

Este tipo de posicionamiento tiene sus ventajas: la primera de ellas es que la publicidad de tu web recibe más impresiones, es decir, es vista por más usuarios, y por otro lado, el anunciante tan sólo paga por los clics que reciba su anuncio

Este posicionamiento, el SEM es el que ofrece rentabilidad a Google  y es por el que están apostando. De hecho, hace varios días ya hemos visto cambios en Google que favorecen al posicionamiento SEM claramente. Así, vemos que en los resultados de búsqueda aparecen más anuncios, más resaltados y con una tipografía mayor. 

A veces nos olvidamos de los objetivos lucrativos de Google, pero siguen estando ahí.