PYMEs y RSC, hacer crecer nuestro negocio siendo responsables

En los últimos años la
preocupación por el medio ambiente y el entorno social ha aumentado de tal
manera que a día de hoy, muchos consumidores demandan que los productos que
consuman sean respetuosos con el medio ambiente o con el entorno social donde
se fabrican. A la vista está la repercusión de conductas socialmente poco
responsables de grandes firmas, como fue el caso de la marca de automóviles Volkswagen,
quien vio una caída historia de sus acciones en bolsa y un sinfín de
conflictos más a causa de un escándalo en relación a la emisión de CO2 de
sus coches, o la marca de chocolatinas Kit Kat, denunciada por Greenpeace debido a la deforestación de los bosques de Indonesia.

Como respuesta a la creciente
importancia de los problemas sociales, económicos y medioambientales
y a la alta la rentabilidad que las grandes corporaciones han observado en las acciones
responsables, muchas empresas incluyen dentro de su programa de actuación políticas
de RSC.

Sin embargo, algunas
pymes, dado el carácter mediático de estas políticas, siguen creyendo que la
RSC solo tiene sentido aplicada a grandes empresas, pero nada más lejos de la
realidad.

Atendiendo a la
definición de Responsabilidad Social Corporativa, potenciar y poner en valor los vínculos
positivos de la actividad económica con el territorio, los agentes sociales,
los consumidores y los proveedores, ¿por
qué una empresa no puede aplicar esta política a nivel local?

5 Razones por las que aplicar RSC

  1. Reducción de costes: la RSC no es solo una política encaminada a
    mejorar la imagen de la empresa, también es un elemento que puede ayudar a las
    empresas a reducir costes energéticos, por ejemplo: instalando la doble
    descarga de las cisternas, cambiando las bombillas incandescentes por otras de
    bajo consumo, reciclaje de toners, maquinarias con sello de eficiencia…
  2. Aumento de la productividad: una política social responsable no solo hace
    referencia a acciones llevadas a cabo con el entorno exterior, también pueden
    significar una política de recursos humanos responsable. Varios estudios han
    comprobado que esta política ayuda a mejorar la motivación
    de los empleados, a aumentar la
    implicación, el compromiso e incluso la productividad.
  3. Incrementa
    la notoriedad:
    la competitividad dentro de la pequeña y mediana empresa en nuestro país es bastante
    notoria ya que es el modelo de negocio mayoritario. Una forma de
    destacar entre estas empresas es aplicar políticas de responsabilidad social
    que nos distingan  de nuestros competidores
    más próximos.
  4. Fidelizar clientes: fidelizar clientes
    dentro de nuestra PYME puede ser otro gran motivo para implementar una política
    de RSC. Los consumidores con una alta sensibilidad por problemas sociales y
    medioambientales  pueden sentirse
    motivados a repetir la compra en empresas con políticas responsables.
  5. Mejorar la
    imagen y reputación de la empresa:
    la RSC además, puede servir a nuestro para mejorar la actitud de los
    consumidores frente a nuestra empresa y mejorar la reputación.


En resumen, las políticas de RSC no tienen porque ser exclusivas de las grandes empresas ya que como hemos visto, no necesariamente están vinculadas a acciones sociales mediáticamente relevantes. A veces pequeños gestos pueden bastar para desencadenar grandes cosas.


Si te has quedado con ganas de más, ponte en contacto con el autor.

Carmen Alarcón – @carmen9pato 

Marketing y Social Media – Agencia Creativa

carmen@agenciacreativa.net