Las peores prácticas en e-mail, redes y blog

Como profesionales de la comunicación, pero también como usuarios, nos encontramos cada día con errores garrafales en temas de e-mail y redes sociales. En Agencia Creativa sabemos que ser una pyme no está reñido con poner en marcha una estrategia de comunicación acertada, y para ello es necesario que dejemos de hacer ciertas cosas que los usuarios odiamos ¿cuáles son? Te van a sonar…

 

Errores garrafales en comunicaciones por e-mail

  1. Usar una dirección noreply en tus correos

¿En serio no quieres que tus potenciales clientes puedan responderte? El no-reply es una práctica horrorosa que ni las grandes ni las pequeñas empresas deberían usar. Los e-mails “no reply” o lo que es lo mismo “no respondas” no deberían existir, son una ofensa para el cliente. ¿Os acordáis de Rajoy y en plasma? Pues lo mismo o peor.

  1. No poner cariño en el asunto

Es como no ponerse desodorante en una primera cita.Es la primera impresión, dedícale al menos un minuto a pensar cuál es la mejor forma de que el destinatario sienta interés por tu e-mail. Directamente te vamos a decir las palabras o expresiones que tienes que desterrar: «Newsletter»,»boletín»,»a la atención de…»,»información sobre…»,»Fwd…». Tampoco recomendamos usar una etiqueta para que el nombre del destinatario aparezca en el asunto, en los 90 estaba bien, pero ahora ya no.

  1. Coleccionar direcciones de correo

Las listas de correo envejecen fatal, no son como el vino, son más bien como el buen aceite. Si consigues un contacto comunícate con él cuanto antes, comienza una relación con tu potencial cliente por esa vía cuando el contacto aún esté fresco, no lo guardes para una buena ocasión, porque seguramente será tarde.  

 

Meteduras de pata en redes sociales y blog

  1. Mezclar lo personal con lo profesional y creer que tienes una marca personal

Es algo común en los profesionales independientes o en los gerentes de micro empresas. Tienen perfiles en redes sociales donde lo mismo un día que cuentan las bondades de tu empresa que otro te comparten a la Virgen de la Bien Aparecida para desearle suerte a su hija en los exámenes. Esto no es correcto y no hace bien a la empresa. Separar lo personal de lo profesional es el primer paso para tener unas redes sociales saludables.

  1. Ser un repositorio de enlaces externos

Compartir enlaces en redes puede estar bien siempre no sea ni el grueso de la actividad ni siquiera más del 25% de la misma. Pero además cuando lo hagamos hay que hacerlo bien. Añadir un comentario que no sea un copia y pega del titular del contenido y asegurarnos de que Facebook está cargando correctamente la imagen, qué menos…

  1. Hacer spam

Parad por favor, no está bien, no funciona, la gente os odiará, Facebook os odiará. No hay nada a favor de la decisión de muchas personas de machacar vía mensaje privado de la red que sea con su oferta, su catálogo o invitaciones a solicitar presupuesto. No, basta, nunca más.

  1. No dar un repaso ortográfico antes de darle al botón rojo

Escribir de forma totalmente correcta es complicado, pero hacerlo aceptablemente bien, es decir, sin faltas de ortografía, no es nada complicado. Existen muchas formas de comprobar si hemos cometido errores, una de las más sencillas es copiando el texto en un documento word, cuesta muy poco y os aseguro que es crucial. Las faltas de ortografía son puñales que se clavan en el centro de la confianza de vuestros usuarios o posibles clientes.

  1. Tener blog para dejar que se seque y se muera

El blog es como un ser vivo, si no le das contenido regularmente se morirá, y cuando los usuarios accedan verán un desierto seco e infértil y pensarán que el resto de la empresa corrió la misma suerte. Sin embargo si lo mantienes activo ofrecerás una imagen de vitalidad y evolución que sí puede traerte cosas buenas.

¿Te reconoces como autor de alguno de estos errores? No te preocupes, piensa que hay gente (como nosotros) cuya única tarea es gestionar correctamente todas estas cosas ¿increíble verdad? No es fácil hacerlo de forma profesional, pero mejorar un poquito seguro que sí puedes hacerlo.