Las 3 claves de la venta omnicanal

El terreno digital brinda a las empresas múltiples formas de llegar al consumidor,  y aunque esto supone la apertura a un mundo lleno de posibilidades, también representa un reto ya que las empresas se enfrentan cada vez a usuarios más exigentes a la hora de realizar sus compras ante una mayor información del producto o servicio.

A este nuevo consumidor, que realiza búsquedas a través de los canales offline y online de la empresa antes de tomar una decisión de compra, se le conoce como consumidor omnicanal, un consumidor que comenzó buscando un producto en internet, comparó precios con la competencia a través de un comparador, indagó en las redes sociales de la empresa y finalmente fue a la tienda a ver el producto.

Para que las empresas conecten con este nuevo tipo de clientes, es necesario que lleven a cabo una estrategia omnicanal que supone la integración de todos los canales existentes en el mercado, con el fin de crear sinergias entre cada uno de ellos.

Actualmente la estrategia omnicanal es una de las claves de la fidelización a través del 2.0, ya que supone una manera efectiva de mejorar el servicio que ofrecemos a nuestros clientes de manera significativa, sin embargo, la venta omnicanal sigue siendo una asignatura pendiente para muchas pymes, quienes creen que es algo complicado de aplicar a sus negocios, pero nada más lejos de la realidad. Por ello hemos querido daros 3 sencillos conceptos sobre omnicanalidad y cómo podemos aplicarlos a nuestra empresa.

1.  Define tu negocio

Una de las claves de la venta omnicanal es tener una presencia uniforme en todas las plataformas, pero el paso previo a conseguir esa uniformidad, y a veces no tan obvio para las empresas, es tener claro qué queremos comunicar, al fin y al cabo, somos nosotros quienes decidimos qué quiere saber nuestro cliente de nuestra empresa.

Por ello en la estrategia omnicanal es importante definir cuál será nuestro punto de partida, los aspectos clave de nuestro negocio y en base a qué atributos o conceptos diseñaremos nuestra estrategia de marketing.

2.  Uniformidad

Como comentábamos en el punto anterior, la  estrategia omnicanal se basa en parte en tener una imagen coherente entre cada uno de los canales de la empresa, esto significa, la utilización de la misma política de precios en todas las plataformas, facilidades en las formas de pago, mismo catálogo de productos, etc. Aunque nuestras acciones de marketing sean distintas en cada uno de los canales, debemos de mantener ciertos factores similares entre cada uno de ellos para que el consumidor logre conectar toda la información que le brindamos.

3.  Menos es más

Twitter, Facebook, e-commerce… el número de canales en el que nuestra empresa puede estar presente parece infinito, y desde que el mundo digital se unió al mundo empresarial, se ha creído que una buena estrategia de marketing digital implica que las empresas estén presentes en todas y cada uno los canales disponibles, pero dentro del terreno digital, la calidad de la información es más importante que la cantidad. Este concepto está muy presente en la estrategia omnicanal, en ella las empresas deben estar ubicadas en aquellos canales donde se encuentra su público objetivo y deben gestionar de dichos canales se haga de manera coherente con el fin de ofrecer una experiencia óptima al usuario y de ser eficiente con nuestros esfuerzos y recursos.

En resumen, no hace falta invertir una gran cantidad de recursos para llevar a cabo una estrategia omnicanal, simplemente siguiendo unas sencillas pautas y sabiendo en todo momento dónde queremos llegar con nuestra estrategia y cómo queremos que la reciba nuestro público, podemos conectar rápidamente con consumidores omnicanal.


Si te has quedado con ganas de más, ponte en contacto con el autor.

Carmen Alarcón – @carmen9pato 

Marketing y Social Media – Agencia Creativa

carmen@agenciacreativa.net