Guía de branding, crea tú marca desde cero

Los elementos del branding

1. Nombre. Ahora también llamado naming, refiriéndose al proceso de búsqueda o creación del nombre de la marca.

2. Identidad visual. Logotipo, símbolo, logosímbolo o el conjunto de todos los anteriores. Dentro de la identidad visual puede haber otros elementos como una tipografía en particular, colores y versiones de nuestro logotipo. 

3. Storytelling. Seguimos con los términos sajones, y no es capricho, es que los americanos nos llevan la delantera en marketing… El storytelling es la historia que cuenta nuestra marca. Este elemento no existe siempre en todas las marcas, pero conviene preguntarse si la nuestra lo tiene, y si es así es importante plasmarlo, porque puede ayudarnos en el futuro.

4. Atributos. Una lista de adjetivos que tienen que ver con nuestra marca.

5. Posicionamiento. Dónde se sitúa nuestra marca con respecto al resto de marcas de nuestro sector o segmento.

6. Concepto de comunicación. Qué dice nuestra marca al mundo, sobre todo, qué dice sin necesidad de decirlo. El mensaje.

7. Audiencia meta. A qué público se dirige nuestra marca.

Pasos para crear tú marca 

 A la hora de crear una nueva marca, el método es importante, por ello te ofrecemos un guía para dar con la marca perfecta paso a paso. Además iremos algunos ejemplos prácticos con la marca IKEA.


1. Análisis.
Realiza un análisis previo de la situación de la empresa y cómo hemos llegado al punto en que nos encontramos. Es la parte menos divertida pero es muy importante. Toda esta información que seguramente ya conocemos, nos estamos obligando a ponerla en orden, algo esencial ya que será el pilar fundamental de todo lo que hagamos a continuación.

2. Objetivos. Define entre 3 y 6 objetivos que quieres alcanzar con la marca que estás creando. Trata de que sean frases cortas y directas que constituyan objetivos concretos, no te andes por las ramas.

Lo objetivos de IKEA podrían ser:

– Ser reconocidos como tienda de muebles de estilo nórdico en toda Europa

– Captar al público joven que busca muebles de bajo coste

– Transmitir una experiencia de compra única y propia

3. Mapa de ideas. Es hora de dar rienda suelta a la imaginación y hacer un bombardeo de ideas. Se trata de apuntar todo aquello que se nos ocurra relacionado con la nueva marca que queremos crear.

4. Naming. Llegó el momento de elegir un nombre para nuestra marca. Es posible que este paso no sea fácil, y que necesitemos unos días para alcanzarlo. Algunos consejos básicos que os podemos dar:

– Trata de que sea fácil de escribir y recordar

– No seas retorcido

– Ten en cuenta la sonoridad

– Si es corto, mejor

– Si tiene relación con el producto, mejor

– Ten en cuenta el mapa de ideas

En el caso de IKEA el nombre es corto, es fácil de recordar y pronunciar en mucho idiomas, y además suena bien. Además, sus lineas rectas en todas las letras y sonoridad cacofónica está muy relacionado con el estilo de sus muebles y el estilo de vida que buscan transmitir.

5. Storytelling. Es el momento de contar la historia que hay detrás, o simplemente explicar cómo y porqué hemos llegado al nombre elegido. 

6. Atributos. Debemos elegir una lista de máximo 7 adjetivos que queremos que se relacionen con nuestra nueva marca. Estos

atributos nos van a marcar el camino a partir de este momento para todo nuestro branding, sobre todo para diseñar la imagen visual.

Atributos de IKEA: practicidad, sencillez, luminosidad, espacio, aprovechamiento, versatilidad, Suecia.

7. Concepto de comunicación. Qué mensaje queremos que traslade nuestra marca con solo mirarla. ¿Queremos que evoque pasión? ¿o serenidad? ¿es tradicional o vanguardista? Debemos resumir lo que queremos contar en una frase, un único mensaje, que será la base para construir nuestra comunicación de marca en el futuro. 

Concepto de comunicación de IKEA: “Muebles prácticos de estilo nórdico”. Con este concepto de comunicación no tendría sentido tener un logotipo con líneas románticas o mucha floritura. Tienen un logotipo sencillo, de lineas rectas, que además tiene los colores de la bandera sueca, algo muy importante en su identidad.

8. Audiencia meta. Definimos el perfil socio-demográfico del público que queremos alcanzar con esta nueva marca. Debemos ser  muy concretos, aunque es posible que nuestra marca no solo vaya orientada a ese público.

En el caso de IKEA está claro que es un fenómeno de masas, pero si tuviéramos que elegir un público meta, este sería: “Hombre y mujeres en edad de emanciparse o que acaban de tener niños, que viven en una ciudad europea de más de 500.000 habitantes. Trabajadores y muy activos, que viven en un piso de menos de 100 m2. De clase media y cone studios medios o superiores. Les encanta pasar tiempo en familia aunque también disfrutar de tiempo de ocio fuera de casa.

9. Identidad visual. Último paso pero muy importante, es hora de diseñar la imagen. Si contamos con un diseñador, todo el trabajo anterior le ayudará enormemente a crear el logotipo que estamos buscando. La identidad visual debe ser capaz de contar, si no todo, gran parte de lo anterior, y en esta misión son importantes: colores (cálidos o fríos, pasteles o ácidos…) tipografía (rectas, curvas, con serifa o sin ella, cursivas o rectas, grosores, adornos…) elementos gráficos (símbolos, ilustraciones…), etc. 

Si tienes por delante el reto de crear una nueva marca para tu empresa, cuenta con nuestro equipo de profesionales. Contamos con todos los perfiles para que tu marca sea un éxito, publicistas, diseñadores y marketeros a tu servicio.


Si te has quedado con ganas de más, ponte en contacto con la autora

Sandra Monrabal (@sanmonrabal)

Comunicación y Social Media – Agencia Creativa

sandra@agenciacreativa.net