Una analogía simple para explicar la diferencia entre marketing, branding y publicidad

En nuestro trabajo a menudo oímos explicar las estrategias de marketing como «tener redes sociales», «tener una marca memorable» o «hacer publicidad». Esto, si bien pueden ser parte de un plan, simplifican en exceso los conceptos más profundos y complejos detrás de una estrategia de marketing verdaderamente efectiva.

Para explicar y ayudar a otros a comprender el marketing, es decir, las diferencias entre el marketing, la publicidad y el branding, lo mejor es aplicar cada uno de estos conceptos a nosotros mismos personalmente. Cuando lo hagas esto es lo que sucederá. 

El marketing es como te ves tú mismo

El marketing es la imagen que tratas de transmitir a los demás. Comienza con la forma en que te vistes, los colores y estampados que eliges, y cómo te arreglas. Todos tenemos una estrategia para esto, sí, todos, incluyendo a tu primo segundo descuidado que raramente se ducha y usa la misma camisa de Star Wars que ha usado desde la universidad.Incluso no tener una estrategia para tu apariencia personal es una estrategia en sí misma.

Escoger tu imagen para retratarte como un empresario, un punk rockero, un intelectual de la tecnología, etc,… al hacer esto estás transmitiendo a los demás tu apariencia, tu carácter, tus atributos adorables, por lo que al final es la imagen que le das a los demás de ti. 

No es agradable admitir que las apariencias son tan importantes como lo son, pero seamos honestos, las primeras impresiones son debidas a la apariencia. Las impresiones pueden evolucionar y ser modificadas más tarde, pero como todos sabemos, requieren tiempo y esfuerzo para cambiar, por lo que hacemos todo lo posible para tenerlas en cuenta.

Para un negocio, una estrategia de marketing considera cómo quiere que otros perciban su empresa. Debe transmitir la visión y los valores de la empresa y expresarlos de manera que el público los reconozca y los asocie con su empresa.

La forma en la que tú “vistes” a tu empresa determina la eficacia con la que su mensaje e imagen serán aceptados por los consumidores.

La publicidad es la forma de actuar en público

Si el marketing es como se te ve a ti mismo, la publicidad describe tus acciones.

Cómo te comportas, el lugar donde vives y lo que dices son tan importantes como tu aspecto. Todo esto debe ser considerado con tu estrategia de marketing para asegurar que tengas consistencia entre tu imagen y tus acciones.

Por ejemplo, imagina que llevas una camiseta del Real Betis y te haces un tatuaje de «Sevillista hasta la muerte», pero durante un partido de liga, animas al Real Madrid y celebras su victoria. Desconcertarás – y probablemente enfadarás – a todos tus amigos y probablemente serás desterrado de los próximos días de fútbol.

La estrategia de publicidad de tu negocio es la misma. Si la ejecutas en el lugar equivocado, con el mensaje y el tono equivocado, en el momento equivocado, o a la audiencia equivocada, en la última instancia confundirás a los consumidores y podrías desviarlos.

La marca es cómo te ven los demás

Mientras que el marketing es la forma en que quieres que los demás te vean, el branding es la forma de como realmente lo hacen. 

Tu estrategia de marketing debe evaluar y considerar tu marca personal. Si tienes una marca fuerte, puedes dedicar más tiempo a construirla. Sin embargo, si tiene problemas de reputación, debes concentrarte en reconstruir o cambiar las percepciones. Por ejemplo, si tu red profesional cree que eres un fraude o un vago, entonces se requerirá algo más que vestirse profesionalmente y controlar tu perfil de LinkedIn para cambiar esta percepción.

De esta misma manera, desde un punto de vista empresarial, es importante conocer cómo los consumidores perciben tu negocio para decidir cómo llevar a cabo la estrategia de marketing y publicidad.

Es importante señalar que realmente la confusión de los términos nace de la estrecha relación entre ellos, pues las tres cosas se necesitan mutuamente para alcanzar el éxito y los objetivos.