Contratar Social Media ¿Presencia o hiperactividad?

Últimamente existe una tendencia peligrosa en el escenario de la comunicación que debemos abordar, nos encontramos con diversas empresas y clientes que contratan ‘profesionales’ de marketing que ofrecen unos servicios que más tarde no son capaces de rentabilizar.

Debido al intrusismo laboral la comunidad digital se enfrenta a cientos de individuos que gracias al carácter líquido, como diría el sociólogo Bauman y a causa del desarrollo ambiguo de los modelos de negocio en internet, las profesiones relacionadas con social media se ven gravemente afectadas y distorsionadas.

Si crees firmemente que has sido víctima de alguna de estas prácticas ilícitas te presentamos tres consejos para no caer en ninguna trampa:

No presenta una estrategia de Social Media clasificada en etapas y objetivos cuantificables.

Sin estrategia ni objetivos reseñables, no existe un servicio de Social Media, si bien cada empresa requiere un modelo de comunicación y un prototipo de interacción con sus stakeholders. La primera opción para contratar esta prestación es aprender a diferenciar si existe una metodología y un trabajo  perfectamente organizado y clasificado en una serie de metas de las que el cliente pueda ser consciente.

Cada plataforma social solicita un arquetipo de funciones diferentes en su red de actuación.

Es cierto que existen algunas plataformas sociales que representan un contenido ciertamente similar y que si pueden vincular una estrategia común, pero por norma general, cada herramienta necesita un plan de actuación totalmente diferente pues el usuario medio tiende a interactuar de forma distinta en cada plataforma.

Si el servicio contratado tiende a instaurar una fórmula análoga en cada plataforma sin una interpretación anterior del panorama comunicativo, puedes empezar a pensar que tu dinero empieza a representar pérdidas para tu compañía.

Temática VS Presencia

Generar o derivar contenido profesional al alcance de los objetivos de tu marca no es simplemente representar a la empresa con una presencia hiperactiva. Este es uno de los grandes problemas de la comunicación en la actualidad, y el rompecabezas que produce los altos niveles de desinformación que inundan las plataformas sociales. 

Duda de aquellos profesionales que confunden el networking y las redes de contactos con una estrategia de Social Media, no es lo mismo generar contenido que aporte un valor real a la imagen de tu empresa que exhibir un volumen de información poco representativo que meramente contribuye a que tu marca tenga visibilidad, pero no relevancia.